Es difícil que alguien en la capital no haya oído hablar o haya visto millones de imágenes de la increíble azotea de Picalagartos.

Este espacio que acaba de celebrar su primer aniversario se ha convertido en uno de los tesoros con mejores vistas de Madrid. Y es que observar el corazón de Gran Vía en primera fila y el resto de la capital con sus vistas de 360º es un auténtico privilegio.

Ubicado en el precioso hotel NH Gran Vía se encuentra este espacio único donde tocar el cielo de Madrid es posible.

Si a este increíble marco le sumas una propuesta gastronómica de alto nivel se consigue una perfección difícil de encontrar. Y es que así es Picalagartos. Un espacio para disfrutar de la ciudad y degustar una propuesta culinaria con puntuación sobresaliente.

El chef encargado de este éxito es Manuel Berganza quien arrastra a sus espaldas una estrella Michelin del restaurante neoyorkino Andanada. Recién llegado a Madrid y tras una larga trayectoria alrededor del mundo ha decidido crear en Picalagartos una propuesta gastronómica basada en tapas y platos muy nuestros. Exactamente y como él mismo define “comida castiza refinada”. Calidad en el producto, cuidado en las elaboraciones y un giro de tuerca a la hora de elaborar platos de toda la vida son el secreto de este chef tan brillante.

En la propuesta para esta temporada los comensales podrán disfrutar de platos como huevos rotos, espuma de patata, chips y jamón ibérico; el pulpo a la parrilla con revolconas y ajetes; el arroz campero de codorniz o los reconocidos chipirones afogados con botones de patata y polvo de berenjena quemada. 

Una propuesta gastronómica cercana, para compartir y disfrutar. Su estilo castizo casa a la perfección con la filosofía del chef. Como el mismo reconoce: “He pasado mucho tiempo fuera defendiendo la cultura de las tapas españolas, no podía hacer otra cosa ahora que estoy en Madrid”. 

Picalagartos se ha convertido en parada obligatoria de la capital. Aquellos que disfruten con la buena gastronomía y los espacios únicos han encontrado su lugar. 

Lo bueno: Una propuesta gastronómica castiza y vanguardista a partes iguales.

Lo mejor: Impactante espacio del corazón de Madrid.

Precio medio: 35-40€

Dirección: Calle Gran Vía, 21 Madrid.

 

@Mysevendays