Si tenemos que elegir a la celebritie que siempre vemos perfecta inmediatamente nos viene a la mente Tamara Falcó. La hija de Isabel Preysler se ha convertido en una de las mujeres más elegantes de nuestro país, con un gusto exquisito que se maneja entre el clasicismo y las tendencias como nadie. Pero Tamara cada día está más guapa y nos acaba de revelar el motivo.

Desde que era muy joven ha seguido el ejemplo y el consejo de su madre que «hay que cuidarse siempre» y por ello la diseñadora acude regularmente al centro de belleza de la prestigiosa esteticista Carmen Navarro, también consultora de belleza en SEMANA, en Pozuelo de Alarcón. Allí Tamara, como ella misma asegura, encuentra su «sitio de paz» y se pone en forma con los aparatos de última tecnología.

La presentadora del espacio culinario de TVE Cocina al punto con Peña y Tamara ha acudido durante todo el invierno al centro y ahora ve los resultados de su constancia. Durante un tiempo debido a sus problemas de tiroides ganó algunos kilos, pero con dieta, un preparador personal y algunas visitas a la clínica Buchinguer consiguió recuperar su talla habitual. También los tratamientos estéticos con Carmen Navarro tienen un papel muy importante en su estupendo físico, porque como la propia Carmen afirma, además del músculo es fundamental tratar la piel.

¿En qué consiste el tratamiento de Tamara Falcó?

Tamara se pone en forma con la tecnología HIFU. ¿Y de qué estamos hablando? De ultrasonidos focalizados de alta intensidad que trabajan con gran precisión y atacan la grasa localizada consiguiendo eliminarla sin causar daños en los tejidos adyacentes ni en la piel y, de manera paralela, reafirman.
Es un sistema de rejuvenecimiento corporal y facial no invasivo que trata la flacidez en la zona del óvalo facial y del cuello, redensifica el tejido y estimula la creación de colágeno y elastina. Tiene un efecto remodelante, elimina la grasa localizada y estiliza con gran precisión.