Las más pequeñas de la Familia Real ya no son tan niñas. No hay más que ver la cantidad de actos en los que participan y el número de responsabilidades que tanto Leonor como Sofía, van sumando para darse cuenta de que la princesa y la infanta han crecido. En los últimos meses, debido al confinamiento, no hemos tenido la posibilidad de disfrutar de ellas en demasiadas ocasiones, pero cuando se han dejado ver, ha sido para participar en eventos de lo más importante. En abril, con motivo del Día del Libro, participaron a través del streaming del acto conmemorativo que organizaba el Círculo de Bellas Artes de Madrid en la lectura de algunos fragmentos de Don Quijote de la Mancha. Un mes más tarde, Leonor y Sofía volvieron a aparecer en el minuto de silencio por las victimas del coronavirus; y hace unos días las vimos en la inauguración de los Teatros del Canal. Hoy, sin embargo, volvemos a verlas a través de la pantalla pues han participado en la videoconferencia con los ganadores de los Premios Princesa de Girona. Un evento en el que sus looks han sido tan sencillos como correctos.

Sencillez, discreción y corrección

Como hubiese ocurrido en circunstancias normales, en esta curiosa videollamada conjunta, la princesa y la infanta estaban acompañadas de sus padres,  os reyes Felipe VI y Letizia. Sin embargo, y muy a nuestro pesar, al hacerse desde una sala de reuniones bastante aséptica y no un espacio diáfano y sofisticado, el protocolo dictaba que el atuendo debía ser algo más informal. Es por ello por lo que no hemos visto vestidos ni tacones; tampoco elaborados peinados ni llamativos complementos. Reina, princesa e infanta han apostado por la discreción más acertada. Mientras que Leonor optaba por una blusa blanca de motitas negras; su hermana Sofía prefería llevar una en tono azul bebé y combinarla con chinos blancos pesqueros. Un conjunto sencillo y muy veraniego que nos ha hecho muy felices.

La princesa Leonor repite look

La princesa de Asturias no se ha dejado fotografiar el conjunto completo pero no nos ha hecho falta para darnos cuenta de que la blusa no era nueva en su armario. La llevó hace casi un año, en su visita al hospital Quirón de Pozuelo de Alarcón, donde don Juan Carlos llevaba unos días hospitalizado tras su triple bypass. En esa ocasión decidió combinar la bonita y sencilla blusa con unas bailarinas azul marino y unos pantalones vaqueros pseudopitillo. Un conjuto que, además de quedarle de maravilla, le daba un aspecto mucho más preadolescente, mucho más acorde a su edad.

Ahora poco hemos podido ver de sus modelitos pero lo cierto es que poco a poco, tanto Sofía como Leonor están encontrando su estilo personal, llevando prendas algo más adultas y maduras que le favorecen especialmente. Eso sí, aún mucho menos de lo que nos gustaría. ¡Tiempo al tiempo!