Este domingo, 27 de abril, comienza la tan esperada desescalada del confinamiento, que empezó el pasado 15 de marzo. Tras más de 40 días en casa, los niños ya podrán salir a la calle a pasear un máximo de una hora al día y hasta un radio de un kilómetro alrededor de casa. Un primer contacto con el exterior para el que se aconseja tomar algunas precauciones.

Durante estas últimas siete semanas, los más pequeños apenas han visto la luz del sol. Solo a través de la ventana, el balcón, la terraza o el jardín, los más afortunados. Su piel aún no está preparada para exponerse demasiado al sol primaveral. Lo habitual es que en marzo y abril la piel vaya adquiriendo melanina y así se proteja para el sol de los meses más cálidos. De hecho, en abril los rayos del sol ya son lo suficientemente fuertes como para tomar las mismas precauciones que en agosto.

Por eso, es importante seguir algunos consejos para no quemarse. Los esenciales: aplicarse crema de alta protección, utilizar gafas de sol y evitar las horas centrales del día, ya que la incidencia del sol no tiene que ver con la temperatura ambiental.

Es recomendable utilizar protección solar adaptada a los niños y bebés, con un factor de protección alto, de amplio espectro, que proteja frente a todos los rayos. Hay que aplicar la protección aunque esté nublado, ya que la incidencia de los rayos UVA puede seguir siendo alta. Y esto unido a la sensibilidad de la piel en primavera, y más tras el confinamiento, puede ser un cóctel explosivo”, explica Marinesa Meca, responsable de formación de Laboratorios SVR. 

Los niños, más vulnerables a los rayos solares

Y es que mucho se ha hablado estos días que el sol contribuye a la formación de la vitamina D, pero no hay que exponerse en exceso. La piel de los niños, seis veces más fina que la de un adulto, no produce tanta cantidad de melanina, transpiración o defensas, lo que les hace más vulnerables a los rayos solares.

Por eso a partir de ahora, que los niños pueden salir una hora a la calle, la fotoprotección se convierte en imprescindible.

1SUN SECURE Eau Solaire SPF50+ SVR 21,50 euros

Piel hipersensible al sol. Adultos y niños a partir de 3 años. Protección bifásica solar biodegradable para rostro y cuerpo.

2Garnier Delial Niños Sensitive Advanced 13 euros

Protección para pieles claras, sensibles e intolerantes al sol.

3EUCERIN Kids Sun Lotion Sensitive Protect FPS 50+ 14 euros

Un protector solar corporal  para bebés y niños. Calma y protege la piel sensible, reduciendo el riesgo de daño en la piel a largo plazo.

4Fotoprotector ISDIN Fusion Fluid Mineral Baby Pediatrics SPF 50+

Fotoprotector fluido con filtros físicos especialmente formulado para la piel frágil del bebé. Apto para piel atópica y sensible.

5Crema solar de tamaño bolsillo para niños Anthelios FPS 50+ de La Roche-Posay 11,95 euros

Especialmente formulada para las pieles delicadas y propensas a la sensibilidad de los niños, la intolerancia al sol y los sarpullidos.También contiene agua termal de La Roche-Posay rica en antioxidantes y con efecto calmante.

6Leche Solar para Bebés de Nivea 15 euros

Proporciona protección a la delicada piel de los bebés frente a quemaduras solares y daños inducidos por radiación UV

7Leche SPF 50+ Niños Avène 15,56 euros

Con sistema de filtros patentado que contiene solo 4 filtros solares para una muy amplia protección UVB-UVA fotoestable y eficaz a lo largo del tiempo, y una tolerancia cutánea óptima. Y contiene agua termal de Avène, conocida por sus propiedades calmantes, anti-irritantes y suavizantes.

8Spray Infantil Vichy SPF 50+ 14 euros

Para combatir los efectos nocivos de los rayos UV con un sistema filtrante de amplio espectro UVA-UVB y fotoestable con Mexoryl®.