OJERAS

Uno de los principales signos visibles del cansancio y el estrés son las antiestéticas ojeras, por lo que reducirlas es clave para lucir un rostro luminoso.
Truco: Si puedes, elige un antiojeras que contenga principios activos como la cafeína, ya que de esta forma también deshinchará las bolsas. Aplícalo justo debajo de la línea inferior de las pestañas y recuerda hidratar la zona antes, echar poca cantidad y aplicar el producto a toquecitos, para no crear arrugas. El tono debe ser uno o dos más claro al de tu piel.

PRONUNCIAR PÓMULO

Cuando esta zona está bien definida, aporta angulación al rostro y contribuye a dar un aspecto de elegancia, frescura y sensualidad.
Truco: Para definirlos sólo necesitas un blush de color melón y dos bases de maquillaje una un poco más oscura que el otra. Extiende la base más oscura por el contorno de la cara y cuello y el tono claro por el centro de la frente, nariz y barbilla. Por último, difumina muy bien hacia el exterior. del rostro.

DISIMULAR ARRUGAS

Los labios están rodeados por una capa sensible de piel, similar a la del contorno de los ojos. Es por esta razón por la que suelen aparecer arrugas en esta zonas más que en ninguna otra del rostro.
Truco: En esta zona aplica menos cantidad de base que en el resto del rostro, ya que de lo contrario le aportará «peso» a la piel y tenderá a acumularse precisamente en tus líneas de expresión. Además, evita las bases en polvo y los polvos mate, porque acentúan más las arrugas al concentrarse en ellas.

AMPLIAR MIRADA

¿Quieres agrandar, revitalizar y rejuvenecer tu mirada en unos minutos? Solo necesitas una máscara de pestañas negra, sombras claras y un iluminador.
Truco: Si tienes los ojos pequeños, define la cuenca del ojo con una sombra mate de color natural. Después, aplica un iluminador en el lagrimal y en la parte inferior del arco de la ceja. Finalmente esparce la máscara de pestañas con movimientos en zig-zag. Con este paso conseguirás que tu mirada se abra y parezca mucho más luminosa.

AFINAR NARIZ

Si tienes la nariz ancha, aplica una base de un tono más oscuro que tu color en ambos lados de la nariz y ve difuminando suavemente hacia tus mejillas, haciendo que todo quede lo más uniforme posible. A continuación, aplica un iluminador en el puente. Así conseguirás destacar la parte más delgada.
Truco: Si por el contrario, tu nariz es más larga de lo que te gustaría, aplica un poco de base más oscura en la punta y por debajo (entre las fosas nasales). De esta manera parecerá más corta.

ADIÓS CÓDIGO DE BARRAS

La edad acaba afectando a la piel de los labios, que carece de glándulas sebáceas, por lo que es fácil que se deshidrate, cambie su forma y aparezcan pequeñas arruguitas.
Truco: Para disimular el temido código de barras delinea los labios con un lápiz clarito y rellena el interior con trazos cortos. Y recuerda, la clave está en escoger tonos claros para que, en el caso de que algún pigmento llegue a las arruguitas, se note lo menos posible.