Una dieta rica en calcio, vitamina D y fósforo y hacer ejercicio regular te pueden ayudar a fortalecer tus huesos ahora, para llegar a mayor con una densidad ósea en forma. Toma nota de los siguientes consejos.

¿Has cumplido los 30? Aumenta tu ingesta de calcio.

La máxima consistencia de los huesos se da entre los 25 y 35 años. Cuidado si tienes ciclos menstruales alterados o amenorreas (falta de regla), pues si es prolongada provoca una reducción progresiva de hueso.

Menopausia antes de los 45: salta la alarma. En cuanto llega la menopausia, la producción de estrógenos disminuye alarmantemente. Y eso hace que los huesos se vayan debilitando mucho y se pierda masa ósea. Debes acudir al ginecólogo para que valore la situación.

Las carencias de calcio en la niñez, adolescencia y madurez puede conllevar a una rotura de tus huesos

Calcio y vitamina D, el combo perfecto. Sin la vitamina D es imposible que el cuerpo asimile bien el calcio y formen masa ósea nueva. La vitamina D se obtiene especialmente de la exposición al sol y la dieta que llevemos. Calcio y vitamina D, el combo perfecto.
Sin la vitamina D es imposible que el cuerpo asimile bien el calcio y formen masa ósea nueva. La vitamina D se obtiene especialmente de la exposición al sol y la dieta que llevemos.

Algunos fármacos, pueden ser tus enemigos. Algunos medicamentos o tratamientos prolongados reducen la cantidad de hueso. Por ejemplo, los corticoides, por eso los médicos los prescriben solo cuando son absolutamente necesarios. No abuses.

Controla la sal y haz ejercicio físico todos los días

Ejercicio, a diario, al menos 20 minutos. El deporte tiene que formar parte de tu rutina de vida. No hace falta que te machaques en el gimnasio. Caminar a diario, entre 20 y 30 minutos, mantendrá tus huesos en forma.

Cuida tus posturas y tu calzado. Parece obvio, sí. Pero no lo es. Un traspiés puede acabar en una caída que te fracture un hueso. Y más: un calzado que te haga ir encorvada, deformará poco a poco la columna vertebral y, pasados los 50, será mucho más difícil enderezarla.