Espacio creado por McGinn Photography – Inspírate con ejemplos de salones

En el salón
Aquí domina la gama del blanco. Para darle un ‘toque teatral’ se ha pintado la pared de fondo de negro, convirtiéndose así en el color secundario.
El rosa se reserva para un elemento muy singular que acapara el protagonismo: una mesa tapizada que cumple una doble función mesa-puf.

Espacio creado por Caitlin Wilson Design – Ver más ejemplos de salones

En este otro salón con el uso del color se consigue un aire divertido dentro del estilo ‘chic’.
En vez de usar el negro para remarcar molduras o elementos verticales se ha usado el rosa como color secundario. Un espacio juvenil que no pierde la elegancia y ese puntito ‘new-chic’.

Espacio creado por Дина Александрова – Inspírate con fotos de cocinas

En la cocina
La cocina es uno de esos espacios en los que más deberíamos aplicar esta regla, ya que no se suelen cambiar tan a menudo como otros usos del hogar. Elegir una base neutra (la que aplicaremos en el 60 % del espacio), con colores que no nos aburran, es fundamental.
En este caso, se ha elegido un color dominante blanco-crema. La distinción la aportan las lámparas y… esos butacones tapizados en rosa palo. La comida, no hay duda, aportará el toque de color que le falta. Un centro de fruta de temporada puede darle cada semana un aire nuevo.

Espacio creado por Tobi Fairley Interior Design – Inspírate con fotos de dormitorios

En el dormitorio
¿Te apetece un espacio más amable sin renunciar al estilo que proponemos en este artículo? Usa entonces una paleta de colores que combine los tres tonos que proponemos, pero con los colores “puros” rebajados con gris. ¿Por que? Conseguirás transiciones más suaves. En vez de introducir un color para el 60, otro para el 30 y otro para el 10, haz que los dos últimos coincidan variando solo el tono.

+ info en houzz.es

+ info Artículo original