Es una de las más mayores de su generación pues nació el 2 de enero de 1976. Parece Paz Vega tuvo prisa para llegar al mundo y, aunque no llegó el primero del mes, sí que quiso hacerlo justo al principio de año. La actriz española ya ha vivido 44 años y, entre éxitos profesionales y logros personales, no ha parado ni un segundo. Su día a día es idílico (o eso parece). Paz es madre de tres hijos, está casada con Orson Salazar y vive felizmente en Madrid tras haber pasado una larga temporada en Estados Unidos. lleva actuando desde ya varias décadas. En el terreno laboral, tampoco puede quejarse. Desde que ganó el Goya a actriz revelación por su papel en Lucía y el sexo, la sevillana no ha dejado de sorprendernos. Con apariciones estelares en series de la talla de The OA o La casa de las flores, ambas de Netflix, la actriz, ya madura y adulta, está en su mejor momento.

Su trabajo es envidiable y su familia una auténtica maravilla; su estilo nos fascina y en cada alfombra roja sabe cómo enamorarnos. Sin embargo, lo que más nos gusta de Paz Vega es la forma en la que se toma la vida; su manera de estar presente. Lo que hace que a los 44 años, la actriz esté mejor que nunca y parezca no envejecer. No hay más que ver el cuerpazo que tiene y lo bien que está.

Paz vive en paz y eso nos encanta. Su mente parece estar acorde con su cuerpo y no hay nada mejor que eso para sentirse en forma. Mens sana in corpore sano, que suelen decir los grandes sabios. La actriz lee, pasea, hace algo de deporte, cuida su piel y toma el sol. Pasos sencillos que consiguen que no solo nosotras la veamos estupenda, si no que ella también se vea ideal.

Algo de ejercicio

Aunque no es una obsesionada del deporte, Paz Vega a través de sus redes sociales demuestra que lleva una vida activa. Paseos por la capital, algo de natación… Ella sabe cómo aprovechar el tiempo y llevar una vida sana.

Vitamina D para el cuerpo

Aunque es algo que no puede hacer todos los días del año, la actriz aprovecha cualquier ocasión para sentarse al sol y disfrutar de un buen tiempo. Una ración de vitamina D que sienta de maravilla a su piel.

Cuidados faciales

Siempre que puede, Paz Vega aprovecha para cuidar su piel. Ya sea en casa con mascarillas caseras o en centros de belleza específicos. En esta imagen, la vemos en la clínica Maribel Yébenes, dándose un nutritivo tratamiento la mar de glamuroso.