¿Por qué no pasan los años por Claudia Schiffer?

A finales de los 80 y toda la década de los 90 un grupo de modelos se convirtieron en las grandes estrellas, incluso más que las propias de Hollywood. Fue el reinado de las top models, y a la cabeza de ellas, Claudia Schiffer, una espectacular alemana que pasó a ser la modelo preferida de la casa Chanel y musa de Karl Lagerfeld.
Claudia no podía faltar al desfile de la maison francesa, donde se presentaron las propuestas del otoño-invierno 2019/20, las últimas creadas por el kaiser de la moda, fallecido el pasado 19 de febrero.

Leer más: Penélope Cruz se sube a la pasarela para despedir a Karl Lagerfeld

9Claudia Schiffer acudió en París al último desfile de Chanel

8A sus 48 años sigue igual que cuando comenzó como modelo a finales de los 80

Y al verla en París nos hacemos esta pregunta ¿por qué no pasan los años por Claudia Schiffer? La modelo, de 48 años, continúa igual que  cuando se abría paso como modelo y se subía las primeras veces a las pasarelas, y luego ya convertida en mundialmente famosa al elegirla Karl Lagerfeld como rostro de Chanel.

Pasan las décadas y después de dos maternidades mantiene su espectacular figura con su 1,80, de estatura. Y mantiene esa larga melena rubia, que fue su seña de identidad. Y precisamente, además de una envidiable genética, y los cuidados (y no el bisturí porque en su rostro se aprecia que no ha sucumbido a la cirugía estética, ni al exceso de bótox), el secreto de Claudia es que apenas ha cambiado su imagen a lo largo de los años, ni se ha dejado llevar por las modas.
Mantiene su esencia y su estilo, que siempre es la mejor garantía.

7Una jovencísima Claudia, en 1990, junto a Elton John

6En 1995, en un desfile de Chanel, saludando con Karl Lagerfeld

5Era 1999. Han pasado 20 años desde esta imagen y apenas ha variado

4En 2004, con uno de esos pequeños cambios en su pelo, al dejarse flequillo

3En 2007, con raya al lado y su melena lisa

2Ocho años después, Claudia con la misma imagen

1Y hoy, en 2019, la top alemana no tiene nada que envidiar a las modelos que estos días desfilan en París