¿Chocolate, miel y vino?, un trío perfecto. Te proponemos tres destinos únicos para disfrutar de estos ingredientes que te cuidan mientras te relajas. Da rienda suelta a todos tus sentidos y… ¡disfruta!

Chocolate: Elimina células muertas y mejora la oxigenación de la piel

Sus potentes antioxidantes estimulan los sentidos, combaten el mal humor, devuelven la elasticidad a la piel y proporcionan bienestar general al cuerpo.

En cabina: La chocolaterapia es uno de los tratamientos de belleza que más de moda se ha puesto en los últimos años, ya que sus beneficios son ilimitados. En esta técnica, no se emplea el chocolate que consumimos habitualmente, sino cacao puro al que no añadimos ni azúcar ni leche, por lo que es un antioxidante muy potente.

Dónde probarlo: Los nogales Spa & Wellness, Madrid.
El masaje se hace con una mezcla de cacao puro, manteca de cacao, aceite de
almendras y sales minerales, que suavizan la piel, aportan elasticidad y contribuyen a combatir la flacidez y la celulitis.

Miel: limpia y purifica

La fuerza vitamínica y las enzimas naturales que contiene, le otorgan un poder especial para embellecer la piel y curar cicatrices y manchas.

En cabina: La miel hidrata y cuida la piel, revitaliza la piel madura, previene la aparición de granitos y alivia las quemaduras de sol. Eso sí, siempre se debe utilizar miel cruda, sin pasteurizar, sin filtrar, y sin calentar, ya que de lo contrario carece de la mayoría de las enzimas y probióticos beneficiosos.

Dónde probarlo: Spa Niwa, Guadalajara.
Realizado con miel de la Alcarria, esta terapia hidrata, nutre y estimula el metabolismo de la piel. Además, tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, purificantes y regeneradoras.

Vino: las pepitas son ricas en ácidos grasos que nutren la piel

Las uvas contienen polifenoles, antioxidantes que aportan elasticidad a la piel, eliminan las células muertas y combaten las arrugas.

En cabina: La vinoterapia utiliza distintos tipos de uva, mostos, vinos y aceites derivados de la uva, así como productos cosméticos con moléculas y sustancias derivados de la vid y agentes hidratantes naturales.

Dónde probarlo: Hotel Peralada Wine Spa, Gerona.
La exfoliación, con productos a base de pepitas de uva, elimina las células muertas.
A continuación, los masajes y envolturas ayudan a recuperar la piel, tonificarla e hidratarla, proporcionando una gran luminosidad.