Ella fue, sin duda, una de las grandes reinas de esta cuarentena. Creó el concepto de confinamiento chic y gracias a sus maravillosos vídeos en Instagram nos tuvo pegadas a la pantalla de nuestro móvil día tras día. Carmen Lomana nos animó el confinamiento como nadie y, conforme fuimos pasando de fase, ella se fue relajnado. Aunque no dejó de publicar contenido en la red social, lo cierto es que la socialité  redujo mucho los posts que mostraba a sus casi 400 mil seguidores. Una pena. Sin embargo, y para alegría de todas nosotras, la empresaria más elegante del panorama nacional ha vuelto a retomar su faceta de influencer y ha sacado de su armario sus vestidos favoritos de Dolce & Gabbana. Una extensa colección de lo más exquisita que nos da tanta envidia como satisfacción mirarla.

En tiempos pre COVID-19, ya teníamos una idea de que Carmen Lomana tenía uno de los mejores vestidores de nuestro país; pero no fue hasta la cuarentena, cuando la empresaria no nos abrió virtualmente las puertas de su casa, cuando pudimos comprobar que nuestras suposiciones eran ciertas. Su armario cuenta con prendas y complementos de grandes firmas. Algunas, tan antiguas y únicas que podríamos considerarlas auténticas reliquias y otras mucho más actuales, que querríamos tener entre nuestros vaqueros y camisas.

De los complementos de lujo a las prendas más elegantes a través de IGTV

Comenzó la cuarentena con menos de 300.000 seguidores y ahora, la Lomana cuenta con 379 mil. Un incremento la mar de notable en apenas tres meses. Sus vídeos fueron, sin duda, los que la catapultaron y no nos extraña pues sus prendas son casi tan maravillosas como ella. El primer vídeo que subió, más por aburrimiento que por crear contenido, lo usó para mostrarnos su colección de bolsos de lujo. Una amplia selección con modelos como los míticos Kelly Birkin de Hermès o el 2.55 de Chanel. Tras el éxito de este primer IGTV, la socialité grabó una segunda parte enseñando su espléndida colección de zapatos. Un vídeo que nos gustó igual o más que el anterior y en el que enseñaba stilettos, sandalias o mules de marcas como Manolo Blahnik o Aquazurra.

En sus siguientes publicaciones siguió la misma línea de los vídeos anteriores pero esta vez dejó a un lado sus complementos para mostrar sus prendas favoritas. Comenzó con su colección de lencería: preciosos kimonos, batas, caftanes, camisones y vestidos perfectos para estar en casa que todas querríamos tener. Días más tarde, nos abrió las puertas de su vestidor para presumir de sus chaquetas de Chanel, sus vestidos de Valentino o de sus maravillosos diseños de Oscar de la Renta o Dior. Sus vídeos en Instagram se convirtieron casi en una tradición que, con la llegada de la Fase 0, acabó. Sin embargo, ahora, Carmen Lomana ha vuelto a ponerse frente a la cámara para enseñarnos sus vestidos más elegantes de Dolce & Gabbana. Eso sí, esta vez racionalizándolos en pequeñas dosis repartidas en diferentes días.

De inspiración cerámica

 

Ver esta publicación en Instagram

 

@dolcegabbana

Una publicación compartida de carmen_lomana (@carmen_lomana) el

Este vestido es uno de sus favoritos. Inspirado en los azulejos más típicos de Italia, pertenece a la Colección Maiolica y es una auténtica maravilla. Lo sorprendente es que este diseño es tan bonito por dentro como por fuera pues, los forros de la prenda, están tan cuidados como el exterior.

Explosión de flores y color

 

Ver esta publicación en Instagram

 

@dolcegabbana

Una publicación compartida de carmen_lomana (@carmen_lomana) el

Dolce & Gabbana es una marca que refleja a la perfección la esencia mediterránea y este vestido es el claro ejemplo. Con flores y tonalidades alegres, sienta como un guante.

Lunares y mucha feminidad

 

Ver esta publicación en Instagram

 

@dolcegabbana

Una publicación compartida de carmen_lomana (@carmen_lomana) el

La firma apuesta mucho por los lunares. Este precioso vestido de tul con lunares bordados en la tela es tan cómodo y sensual como elegante.

La rafia más elegante

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Grabé todos el mismo día y voy soltando píldoras 😍

Una publicación compartida de carmen_lomana (@carmen_lomana) el

El vestido-faja es uno de los diseños más clásicos de la marca. Con un cuerpo elaborado en rafia, este vestido lencero, moderno pero a la vez antiguo, es la clara explosión de la feminidad.

Siempre estrellada

 

Ver esta publicación en Instagram

 

@dolcegabbana

Una publicación compartida de carmen_lomana (@carmen_lomana) el

Tan icónico como llamativo, este vestido de estrellas tiene una silueta de lo más sencilla pero muy efectiva. Como anécdota, Lomana nos cuenta que coincidió en una Fashion Night junto a Marta Sánchez, ambas llevando el mismo diseño y parece ser que, aunque la empresaria se lo tomó con humor, a la cantante no le hizo especial gracia.