En ocasiones, los cánceres ginecológicos son asintomáticos o incluso se pueden confundir con otras dolencias, por lo que es fundamental realizarse controles médicos.

Cáncer de útero

Tiene menos incidencia en mujeres que han tenido varios embarazos. Sin embargo, tiene un componente genético muy elevado.

Síntomas: Fluido vaginal abundante y con sangre, sangrado después de mantener relaciones sexuales, dificultades para orinar…

Cáncer de ovarios

A menudo, el cáncer de ovario en las etapas iniciales no causa síntomas, por lo que una ecografía puede ser muy eficaz para detectarlo.

Síntomas: Malestar en la parte inferior del abdomen, dolor en la pelvis, anemia y pérdida de peso, aumento de vello corporal…

Cáncer de vagina

El más común se llama carcinoma de células escamosas y para detectarlo los médicos utilizan la colposcopia.

Síntomas: Dolor al orinar, aparición de un bulto en la vagina, sangrado inusual…

Cáncer de vulva

Este tipo de cáncer no suele ser muy frecuente, y se detecta a través de una biopsia.

Síntomas: Bultos en la vulva o verrugas con un color diferente, picazón y molestias en la zona…

Cáncer de cuello uterino

Para detectarlo se recomienda hacerse la prueba de Papanicolaou y la prueba del virus de papiloma humano.

Síntomas: Sangrado fuera del periodo de la menstruación, flujo vaginal abundante y con pequeños rastros de sangre, dolor abdominal…

Tratamiento
Esta enfermedad se puede tratar de varias formas, dependerá del tipo de cáncer y de cuánto se haya extendido.

Cirugía:
Los médicos extirpan el tejido canceroso por medio de una operación.

Quimioterapia:
Se utilizan medicinas especiales para reducir el tamaño del tumor o eliminarlo. Estos medicamentos pueden administrarse en píldoras o por vía intravenosa y, en ocasiones, de ambas maneras.

Radioterapia:
También se puede recurrir a la radiación de alta intensidad, similar a los rayos X, para destruir el cáncer.

Prevención

Algunos cánceres ginecológicos son causados por el virus del papiloma humano (VPH), que se transmite por vía sexual, por lo que el uso del preservativo es indispensable.
El factor genético da cierta predisposición, pero no es un factor decisivo. Nadie mejor que tú misma para saber cuando algo está cambiando en tu cuerpo.