Las redes sociales muestran mayoritariamente el lado más bonito y feliz de la vida, pero también hay quien quiere dejarse reflejar tal como una es, con sus «pequeños defectos». Camille Gottlieb, la hija pequeña de Estefanía de Mónaco, es una de ellas. La joven se anima a posar sin maquillajes, ni filtros de ningún tipo, para mostrar esas imperfecciones de la piel que tiene casi todo el mundo tiene y hacer ver que lo importante es que cada uno se quiera tal como es: «Como os prometí pongo una foto mía totalmente natural, sin maquillaje, sin retoques y sin filtros. Tengo manchas en la piel y rastros de acné desde que era adolescente. Pero quiero enseñaros mi cara al natural para que podáis comprobar que todos tenemos defectos, y que nadie es perfecto”.

La sobrina de Carolina de Mónaco también quiere animar a sus seguidoras a que sigan su ejemplo y se liberen de cualquier complejo:  “El confinamiento es una oportunidad para dejar que nuestra piel respire, sin maquillaje. Da igual si echo de menos estar más guapa. Lo más importante es que nos amemos tal y como somos”.
Camille está pasando estos días junto con su madre y su hermana, Pauline Ducruet, en la casa de la princesa en Montecarlo.

No es la primera vez que la hija de Estefanía de Mónaco y el  el guardaespaldas Jean Raymond Gottlieb  insiste en la necesidad de quererse a uno mismo. Aunque ha tenido algún comentario respecto a su físico, nunca ha tenido problemas para mostrarse en biquini y con looks muy sexys.

La heredera de la mítica Grace Kelly

Quizás no ha heredado el glamour de su tía o su prima, Carlota Casiraghi, pero muchos son los que ven en ella a la verdadera heredera de la belleza de su abuela, Grace Kelly, con sus labios carnosos, sus ojos azules y esa melenita rubia, que caracterizaba a la protagonista de La ventana indiscreta.

Camille, de 21 años, muestra la misma pasión por la moda que todas las damas principescas monegascas, aunque apenas la hemos visto en los actos oficiales del Principado. Solo el Festival Internacional de Circo de Montecarlo, del que su madre es presidenta de honor, o el Día Nacional de Mónaco, son citas que no se suele perder. Pero en las distintas fiestas y bodas familiares, hemos podido comprobar ese estilo sin complejos (y bastante sexy) que lleva como bandera.

1Camille Gottlieb

Para muchos la hija de Estefanía de Mónaco es la que más se parece a su abuela, la mítica Grace Kelly.

2Al natural

Ahora ha querido mostrarse sin maquillajes, ni filtros para concienciar a la gente de lo poco que importan las imperfecciones que cada uno tenga: «Tengo manchas en la piel y rastros de acné desde que era adolescente. Pero quiero enseñaros mi cara al natural para que podáis comprobar que todos tenemos defectos, y que nadie es perfecto”.

3Sin complejos

Camille ha dado muestras en muchas ocasiones de que no tiene ningún complejo, posando en biquini a pesar de recibir algún comentario contra su físico: » Da igual si echo de menos estar más guapa. Lo más importante es que nos amemos tal y como somos».

4Su lado más sexy

A la joven le gusta mostrar en las redes su lado más sexy.

5Amante de la moda

Como a todas las mujeres de la familia real monegasca le encanta la moda, y también ejercer de influencer, al igual que hace su hermana Pauline Ducruet.

6Pocos actos sociales

No es normal verla en los actos públicos del Principado, a excepción del Día Nacional de Mónaco o el Festival Internacional de Circo de Montecarlo. Un excepción fue la fiesta Secret Games en el Casino de Montercalo, a la que acudió con sus tíos Alberto y Carolina; hermano, Louis Ducruet, y su cuñada, Marie Chevallier. Precisamente Camille lució el mismo vestido con plumas que llevó para la fiesta posterior a la boda de su hermano.

7Festival de circo

El Festival Internacional de Circo de Montecarlo, del que Estefanía de Mónaco es presidenta de honor, es una cita que no se pierden la princesa y sus hijos.

8Los hermanos

Louis y Pauline Ducruet y Camille son tres hermanos muy unidos, que se apoyan en todo. Por eso, la joven no falta a las presentaciones de su hermana como diseñadora al frente de la firma de moda Alter Designs.