Durante el otoño se produce el fenómeno conocido como caída estacional del cabello, un proceso natural de renovación capilar que se repite año tras año y que consiste en favorecer la pérdida de los cabellos que se encuentran en fase de reposo y caída (fase telógena) y su sustitución por cabellos nuevos.

De media se llegan a perder entre 100 y 150 cabellos al día, aunque en otoño este número se incrementa. Y esto ocurre porque en esta época del año existen variaciones en la secreción de los andrógenos, un tipo de hormona, que son las principales implicadas en la pérdida de pelo. En otoño se produce una mayor secreción de la misma y por tanto más caída.

Pero también existen otros factores, como el estrés, la incorrecta utilización de planchas y secadores, una mala alimentación o cuestiones hormonales como la menopausia, y también genéticos, que contribuyen abiertamente a acentuar la caída del cabello.
A todo lo anterior se une, que tras los meses de verano, las largas sesiones al sol, el salitre del mar y el cloro de las piscinas, hacen que el pelo se debilite, aunque solamente en los casos más extremos provoque su caída.

El pelo está en constante evolución y cada uno tiene su ciclo (llamado ciclo del folículo piloso), en el que crece, reposa, cae y vuelve a nacer un nuevo pelo que sustituye al anterior iniciándose un nuevo ciclo. El problema surge cuando se caen más pelos de los considerados normales o el ciclo se interrumpe y no vuelven a salir.

1Cuidados

  • Dermatólogo. Para saber diferenciar cuando se trata de una aceleración del ritmo normal de la caída que se recupera totalmente, o se trata de una pérdida patológica, hay que acudir al dermatólogo. Él valorará los pasos que hay que seguir.
    También existen unos cuidados básicos esenciales y muy sencillos que ayudan a prevenir la caída.
  • No abuses de los peinados con el pelo muy tirante, como los moños altos o las colas de caballo. Estos perjudican abiertamente tu pelo, y más si los mantienes durante todo el día. Además tampoco te hagas recogidos con el cabello húmedo y espera a que esté totalmente seco.
  • Tampoco cepilles el cabello cuando lo tengas muy húmedo porque en ese momento está más débil y puede quebrarse con más facilidad.
  • También el cepillado en exceso estimula el daño e incluso la caída. Hazlo siempre con un cepillo con cerdas naturales o sintéticas, pero con las puas abiertas.
    Al lavar la cabeza masajea bien para que el champú penetre correctamente en el cuero cabelludo y lo fortalezca.
  • Una vida saludable, que incluye una dieta adecuada, las horas de sueño correctas (nunca menos de seis) y reparadoras y ejercicio físico de forma regular también influyen en la buena salud capilar.

¿Necesitas un trasplante?

En los casos más extremos, cuando la pérdida es muy acusada e irreparable, la única solución posible es el trasplante de pelo. Las nuevas técnicas consiguen un resultado muy natural e imperceptible ..
El proceso consiste en transferir folículos individuales (pelo a pelo) de la zona dadora al área de la alopecia, consiguiendo la densidad óptima. Se trata de una cirugía mínimamente invasiva con un precio que oscila entre los 6.000 y los 10.000 €. El resultado
definitivo se ve a partir de seis o nueve meses.

Alimentos que ayudan

Aunque te pueda parecer raro existen alimentos que contribuyen a paliar la caída del cabello y mantenerlo sano.

  • Huevos, hígado y aceite de oliva son ricos en vitamina A, que ayuda a la oxigenación de las células del folículo piloso.
  • Las verduras de hoja verde tienen un alto contenido en hierro, que es clave para fortalecer y estimular el crecimiento del cabello.
  • Los cereales integrales, como la avena, trigo o centeno, son ricos en fibra insoluble, que combate la calvicie, y también contienen vitamina B6 y ácido fólico, que contribuyen a la oxigenación de la sangre de los folículos pilosos.
  • La levadura de cerveza, que puedes tomar en cápsulas o aplicar directamente sobre el cabello, es rica en proteínas, vitaminas y minerales que ayudan a regenerar el pelo y fortalecerlo

controla el calor:
secadores y planchas

Después del verano en los que dejamos prácticamente de lado los secadores, planchas, tenacillas… ahora volvemos a la carga. Pero tienes que tener en cuenta una serie de cuidados para no dañar tu pelo.

  1. Utiliza protector térmico. Es la mejor forma para que no se dañe. Tienes para elegir desde los que tienen acción propiamente protectora, a los reparadores y nutritivos. Además, aportan suavidad y evitan el encrespamiento.
  2. Con la plancha no debes hacer más de tres pasadas, y el secador nunca más cerca de los cuatro centímetros del pelo.
  3. Evita en cabello húmedo. Aunque existe gran variedad de planchas que te permiten utilizarlas con el cabello húmedo, es mejor que no lo hagas, ya que a la larga se va a dañar.
  4. Aplícate mascarillas. Si castigas mucho tu pelo con secadores y planchas debes ponerte una vez a la semana una mascarilla específica, y aún más, si tienes mechas.
  5. Elige planchas de tengan placas de cerámica y un regulador de calor para conseguir distribuir el calor de una forma más equitativa. En cuanto a los secadores, también es mejor que te hagas con uno con recubrimiento cerámico o de
    turmalina. Además, es esencial puedas regular la temperatura y el caudal de aire.

¿un plus? tratamiento de vitaminas

Oxigena y frena la caída

Con el cabello seco y sin lavar se aplica un tratamiento regenerador en el cuero
cabelludo con un masaje sacrocraneal que flexibiliza la piel y contribuye a su oxigenación. Se aplica el complejo multivitamínico en la raíz del cabello, al tiempo que se
realiza una segunda fase de masaje sacrocraneal. A continuación, se expone el cabello con el producto durante 15 minutos a la lámpara de calor. Se humedece el pelo y se emulsiona el producto, que vuelve a dejarse actuar. Se lava el cabello con champú específico y se acondiciona al tiempo que se realiza una tercera fase de masaje sacrocraneal. Se aclara abundantemente, se seca y se peina.
Resultado: Se estimula, se oxigena y se frena la pérdida de cabello.
Precio: 58 €
Dónde: Clínica Claudia di Paolo
www.claudiadipaolo.com