Con una madre como Isabel Preysler y una hermana mayor como Tamara Falcó lo más normal en meterse en el armario y sacar algunos de los tesoros que guardan dos de las mujeres más elegantes de nuestros país, pero Ana Boyer parece que todavía no se ha animado, como sí ya ha hecho la marquesa de Griñón con su progenitora. Lo que sí hemos visto es que la joven comparte gustos con su hermana… y no al alcance de todos los bolsillos.

Ana Boyer es la menos fashion de las tres, pero nunca nos defrauda con sus estilismos. La mejor prueba de ello es el que eligió para su última cita solo para dos junto a su marido, Fernando Verdasco, con un vestido mini de corte wrap de manga larga y estampado floral en tonos rojos, acompañado por unas cómodas bailarinas en camel. Tan fresquito como ideal.

Pero en esta ocasión nuestra mirada se posó directamente en el bolso, casi que podríamos decir que el complemento favorito de todas las mujeres. El de Ana es uno de nuestros modelos preferidos (y el de muchas de las celebrities), aunque su precio hace que nos tengamos que conformar con vérselo a ellas colgadas del hombro.
Se trata del modelo Gate, de Loewe, que la hija pequeña de Isabel Preysler lleva en marrón y tiene un precio de 1.750 euros.

Es un bolso bandolera en forma de silla de montar, elaborado en suave piel de ternera graneada. Debe su nombre al pasador metálico colocado en el lateral, adornado con una coqueta tira de piel, y a su distintivo cierre delantero en forma de nudo. 

 

Las dos hermanas

Pero Ana Boyer no es la única de la familia que tiene esta pequeña joya en su armario. Tamara Falcó no quiere pedírselo prestado a su hermana (o viceversa) y ya la vimos con el mimo modelo el pasado mes de febrero durante la Feria de Arco, aunque en su caso en tono azul y sin contraste en la tira.

Si Ana eligió un look más casual, la marquesa de Griñón optó por la imagen working girl, con un traje pantalón gris y unos stilettos nude, dejando patente ambas la absoluta versatilidad de este modelo de bolso.