Son madre e hija, pero además cómplices y grandes amigas. Blanca Romero y Lucía Rivera ya han compartido más de una campaña publicitaria, aunque en esta ocasión nos han dejado más impresionadas que nunca posando espectaculares en ropa de baño para su último trabajo. Y aunque madre e hija, una en bañador y otra en biquini, parecen más bien hermanas.

Blanca y Lucía son las protagonistas  de la colección cápsula de Verano 2020 de Women’secret y son la mejor muestra de que «de tal palo…», porque si Blanca sigue a sus 44 años triunfando como modelo, su hija, de solo 21, ya se ha consolidado como una de las modelos más buscadas de nuestro país… Y ambas nos dejan con la boca abierta con sus espectaculares cuerpos.
Además, con esta sesión Lucia se acerca a uno de sus grandes sueños profesionales, convertirse en un ángel de Victoria’s Secret (aunque ahora no pasen por su mejor momento).

Complicidad de madre e hija

La unión entre madre e hija representa perfectamente lo que la firma quiere transmitir en estos momento: «Este año la marca apela más que nunca a compartir y vivir un verano único con las personas que realmente nos importan, sea cual sea el lugar o destino. Porque el lugar es importante, pero con quién lo vives todavía más», señalan desde la firma.
Lucía y Blanca muestran su complicidad delante de las cámaras «aportando belleza, naturalidad y afecto entre ellas, compartiendo momentos irrepetibles entre madre e hija», añaden.

Blanca lleva ya unos años instalada en su Gijón natal junto a su hijo Martín, mientras que Lucía se mudó a Madrid para abrirse camino como modelo, y también pasó unos meses en París. La joven quiere labrarse un futuro en el mundo de la moda por sí misma, sin recurrir a la fama de sus apellidos (su padre es el torero Cayetano Rivera), aunque lógicamente la experiencia de su madre siempre será un plus y a ella podrá recurrir siempre que lo necesite.