Todo el mundo se está volcando para hacer que la situación actual sea lo menos amarga posible. Cantantes como Rozalén, Pablo Alborán o Manuel Carrasco han compuesto temas cuyos beneficios irán destinados a organizaciones solidarias que ayudan a la lucha contra el coronavirus. Estrellas de Hollywood como Blake Lively o Lady Gaga no hacen más que reunir dinero para apoyar la causa; y las influencers más conocidas, desde sus casas, buscan mil y una formas de entretenernos. Son muchos los sectores que se están volcando y a nosotras nos faltan palabras de agradecimiento. No hay ámbito que no esté intentando aportar su granito de arena y la industria de la moda no podía ser menos. Una de las empresas textiles que más activamente está intentando atenuar este duro golpe es Inditex.  Más concretamente, su marca Zara, que ha creado batas para gran parte de los sanitarios que se dejan la piel para cuidar de los más vulnerables.

La noticia de que Zara fabricaría batas durante estos momentos tan duros, la supimos hace ya unas semanas. Sin embargo, estas no han llegado a los hospitales hasta hace unos días. El primer centro que ha podido disfrutar de esta prenda sanitaria es el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña. Según ha informado el diario ABC, estas primeras batas se han distribuido entre el personal sanitario de la Unidad de Cuidados Intensivos y de las plantas donde se encuentran los pacientes afectados por Covid-19.

¿Cómo son las batas Made in Zara?

Las primeras 4.000 unidades que se han entregado, fueron confeccionadas en la central de Inditex que se encuentra en la localidad de Arteixo y, nada más llegar al centro hospitlario, los médicos y enfermeras no han dudado en probarlas (y aprobarlas). Se trata de batas 100% reutilizables, es decir, se pueden lavar y usar todas las veces que se quiera. Una forma más consciente y sostenible de elaborar material sanitario. Su diseño está inspirado en las batas que usan en el Servicio Gallego de Salud (Sergas), un patrón que parece ser el más cómo para el trabajo en un hospital. Elaboradas en tela impermeable (para así evitar manchas por salpicaduras) y en color verde agua, tienen manga larga y se ajustan tanto en el cuello como en la cintura. Lo que permite una mayor adaptabilidad.

Además de todo esto, las batas están disponibles en dos tallas diferentes: mediana o grande, tamaño que aparece identificado en todas ellas. En la etiqueta, además de M o L, no podía faltar el logotipo de Zara. Un detalle que hace que la prenda, una vez doblada, parezca un vestido o un top a la venta en cualquier tienda de la marca; además de que recuerda a todo aquel que la lleva el bonito gesto que ha tenido la multinacional. Algunos opinan que los actos solidarios deben ser anónimos; que no tienen por qué hacerse públicos ya que si se les otorga nombre y apellidos, el objetivo acaba por distorsionarse. Sin duda, Amancio Ortega no comparte esta opinión y firma bajo el nombre de Zara todas y cada una de las batas que dona.

El lado más solidario de Inditex

No hay que olvidar que la confección de estas batas no es la única contribución solidaria de la empresa de Amancio Ortega. El empresario, consciente de que el Covid-19 afecta a medio mundo pero especialmente a nuestro país donde, concretamente, ha provocado que muchos centros médicos y hospitales se vean desbordados y casi sin material sanitario, ha qurido aportar su granito de arena para frenar cuanto antes la pandemia. Inditex hace unos días se comprometió a donar 300.000 mascarillas quirúrgicas protectoras a la semana, una iniciativa que se suma a las batas que ya están llegando a los hospitales. Además, la empresa ayudó a Penélope Cruz y Javier Bardem a gestionar la donación de material sanitario al Hospital de La Paz de Madrid, uno de los más afectados por el Covid-19. Concretamente, y gracias a la ayuda de Inditex, ambos actores lograron enviar 100.000 guantes de Nitrilo y 20.000 mascarillas tipo FFP2 para que médicos y enfermeros pudieran ejercer su profesión con las mayores garantías.

Una serie de gestos solidarios que vienen de la mano de muchos otros que la empresa de Amancio Ortega viene teniendo desde sus inicios. Hace unos meses, por ejemplo, donó 320 millones de euros para que los hospitales públicos de toda España pudiesen comprar más de 290 equipos de última generación para el diagnóstico y tratamiento del cáncer. Una iniciativa que demuestra que la empresa es consciente de la importante labor de la sanidad pública en nuestro país.