SI buscas lucir un luminoso dorado exprés opta por los autobronceadores de última generación. Estos productos reaccionan con los aminoácidos presentes en la capa más externa de la piel y resultan totalmente inocuos. Estos son los pasos a seguir:

Exfolia siempre

Seguro que ya te imaginabas que tenías que exfoliar tu piel antes de usar un autobronceador. Pero es muy posible que no sepas que hay dos reglas fundamentales. La primera, debes exfoliarte 24 horas antes de aplicar el producto, para que a tu piel le dé tiempo a recuperarse. Y la segunda, para conseguir el efecto deseado, tienes que elegir un exfoliante que no contenga ningún tipo de aceites, ya que de lo contrario el bronceado no se fijará.

Elige el momento

Lo más importante es no aplicarte el autobronceador inmediatamente después de la ducha, ya que es cuando tenemos los poros de la piel más abiertos. ¿El mejor momento? Por la noche, antes de irte a dormir. De esta forma el producto tendrá tiempo para fijarse bien y podrás retirar el exceso con la ducha de por la mañana. Además, siempre se tiende a sudar más durante el día, lo que puede provocar imperfecciones.

Asi se hace

Para aplicar el autobronceador de forma regular, lo mejor es seguir siempre la misma rutina, de abajo a arriba: empezando por una pierna y después la otra. Posteriormente el torso, la espalda y, finalmente, hombros, escote y brazos. Respecto a usar guantes o no, puedes hacerlo a tu elección, eso sí, si vas a hacerlo con las manos, deberás lavártelas inmediatamente después.

Presta atención

Las zonas más resecas de tu cuerpo, como las rodillas y los codos pueden provocar una acumulación excesiva de autobronceador. Para solucionarlo, corta un limón por la mitad, espolvorea en cada mitad una cucharadita de bicarbonato y luego coloca cada codo en el medio del limón, presionando hacia abajo. Frota durante dos minutos y aclara.

Prolonga su efecto

Los resultados del bronceado suelen durar entre 7 y 10 días, pero si quieres prolongar al máximo su efecto, un buen truco es aplicar dos capas ligeras de producto, esperando 30 minutos entre una y otra y un mínimo de 8 horas antes de darte una ducha. Eso sí, cuando quieras volver a aplicarlo, debes retirar previamente todos los restos del autobronceador anterior en la ducha con aceite de baño para exfoliar por completo la piel.

Si solo quieres darle un poco de color a tu rostro y te decantas por un autobronceador facial, lo ideal es que te lo apliques por la noche, antes de irte a dormir, para que al día siguiente ya hayas conseguido el tono deseado. Después, solo tendrás que limpiar bien tu rostro con un jabón neutro y, con ayuda de una toalla suave, secarte muy bien con ligeros toques.

Y tranquila. Podrás maquillarte de forma habitual sin ningún problema, eso sí, hazlo del centro del rostro hacia fuera. Otro truco infalible es aplicar un poco de vaselina en el nacimiento del pelo para que no se acumule.