Así se celebra la larga noche de San Juan en España

La noche del 23 al 24 de junio es especialmente mágica porque rompe todos los sortilegios, abre los corazones, desentierra los tesoros ocultos y llena a las personas de nuevas energías haciendo que los sueños no se apaguen. La Noche de San Juan se celebra un año más junto al solsticio de verano; pero en esta ocasión llega a las estaciones de Málaga, Alicante y Tarragona -entre otros muchos destinos- de una manera muy especial: gracias a la Red de Ciudades Ave, un viaje en tren que une fiesta y tradición, en esta ocasión, con toques de magia y… un poco de encantamiento.

4Málaga, el secreto de la belleza eterna

Como en otros muchos lugares del arco mediterráneo, la noche del 23 de junio, víspera de San Juan, miles de malagueños acuden a las playas de la capital para festejar la llegada del verano donde la música en directo y los espectáculos pirotécnicos toman el protagonismo. A las doce en punto empiezan a quemarse los júas, grandes muñecos de trapo rellenos de serrín, papel o cualquier otro material. Los confeccionan los vecinos y grupos de amigos y suelen representar algún personaje popular, grotescamente caracterizado, que ese año haya destacado por alguna cuestión.

3Alicante, unas Hogueras de Interés Turístico Internacional

En Alicante, a las doce de la noche del 24 de junio llega la cremà, el momento cumbre. Tras una extraordinaria palmera blanca de fuegos artificiales, las hogueras repartidas por toda la ciudad arden entre alegría, bailes y cantos, al mismo tiempo que los bomberos lanzan agua a los asistentes en lo que se conoce como la banyá.

2Tarragona, fuego, música y Castells

El fuego, la música y los Castells son, en Tarragona, los ejes vertebradores. Los principales actos se realizan en el Serrallo (barrio marinero), con la llegada de la llama del Canigó, un fuego que se enciende en la cima de la mítica montaña del Canigó, en el Pirineo.

1Barcelona por San Juan da la bienvenida al verano

La verbena de San Juan es una de las fiestas más celebradas de los barceloneses. Se conmemora la llegada del verano y las hogueras son la forma tradicional de hacerlo. Por toda la ciudad, se queman pilas hechas con maderas y muebles viejos y la música y las fiestas populares inundan las calles, las plazas y la playa. No puede faltar la tradicional coca de fruta y piñones, una delicia típica de la Noche de San Juan.