Antes fueron las grandes divas de Hollywood, hoy son las influencers, pero hubo un tiempo en el que las auténticas reinas eran las tops de las pasarelas. En los 90 surgió en fenómeno de las supermodelos, que acapararon todos los focos y se convirtieron en los personajes más deseados del momento.
El fotógrafo alemán Peter Lindberg, fallecido el pasado 3 de septiembre, fue el creador del concepto cuando fotografió en 1988 para el Vogue USA a Linda Evangelista, Naomi Campbel, Cindy Crawford, Christy Turlington y Tatjana Tatjana Patitz.  A partir de ese momento el mundo del moda se rindió a sus pies, pero también el de la música,  George Michael fichó a todas para su videoclip de Freedom! ’90, y el cine, que contó con muchas de ellas (aunque ninguna demostró tener grandes dotes interpretativas).

Al grupo inicial se unieron otras como Claudia Schiffer, Carla Bruni o Kate Moss, la última en llegar a formar parte de ese exclusivo universo. Lo tenían todo. Belleza, cuerpos esculturales, fama, dinero… Y los hombres mas guapos del momento, desde Richard Gere, primer marido de Cindy Crawford, a Johnny Depp, que formó con Kate Moss la pareja más cool de los 90, o Alberto de Mónaco, en aquellos años el príncipe más atractivo, que tuvo un flirteo con Claudia Schiffer.

Las estrellas del momento

Además de triunfar sobre las pasarelas y protagonizar todas las campañas, las grandes tops fueron esos años las verdaderas protagonistas de la vida social, con sus amores, desamores, matrimonios, divorcios y algún que otro escándalo. Y fuera de su mundo todas se destacaron como estupendas mujeres de negocios, con sus propias líneas de moda o belleza.

Han llegado ya a los 50 (a excepción de Moss con 46) pero están viviendo una segunda juventud, incluso algunas de nuevo en las pasarelas. En septiembre de 2017 Claudia Schiffer, Cindy Crawford, Naomi Campbell, Carla Bruni y Helena Christensen se subieron de nuevo a las pasarelas para homenajear al diseñador Gianni Versace en el vigésimo aniversario de su muerte.
Y a pesar del relevo generacional, incluso en sus propias hijas, ninguna ha podido revolucionar como ellas lo hicieron el  mundo de la moda, porque como aseguró Claudia Schiffer: «Supermodelos, como lo eran antes, no existirán más».

Si fueron espectaculares en los 90, pasados treinta años, todas siguen manteniéndose casi tan magníficas como entonces. La estupenda genética y la disciplina a la hora de cuidarse ha sido fundamental, pero también alguna que otra visita al cirujano (sin pasarse demasiado para ser justas) han conseguido que sigamos envidiándolas casi tanto como entonces.

1Cindy Crawford

Tiene 54 años y sigue igual de estupenda, con una imagen muy similar a la que tenía en sus años de top. De pequeña, sus compañeros de colegio se metían con el lunar que tiene sobre el labio, en una sesión de fotos en Japón se lo maquillaron y varias agencias le sugirieron que se lo quitase, y se lo estuvo pensando, pero hizo caso a su madre y lo conservó para convertirse en una de sus señas de identidad.
Entre 1991 y 1995 estuvo casada con Richard Gere, formando la pareja más guapa de la época. En 1998 se casó con el empresario Rande Gerber, padre de sus dos hijos: Presley y Kaia, también modelos como ella.
Si en la moda lo fue todo y también triunfó en los negocios, en el cine no tuvo tanta suerte. En 1995 participó en la película Fair Game, un fracaso absoluto.

2Claudia Schiffer

La musa de Karl Lagerfeld y Chanel, a punto de cumplir 50 años (lo hace el próximo 31 de agosto), ha hecho un pacto con el diablo. Mantiene esa larga melena rubia, que fue su seña de identidad. Y precisamente, además de una envidiable genética, y los cuidados (y no el bisturí porque en su rostro se aprecia que no ha sucumbido a la cirugía estética, ni al exceso de bótox), el secreto de Claudia es que apenas ha cambiado su imagen a lo largo de los años, ni se ha dejado llevar por las modas.
Fue la primera modelo en aparecer en las portadas de Vanity Fair, Rolling Stone y The New York Times.
Está casada con el productor Matthew Vaughn y tienen tres hijos: Caspar, Clementine y Cosima

3Christy Turlington

El paso del tiempo tampoco ha dejado huella en esta supermodelo de 51 años. Menos mediática que algunas de sus compañeras estuvo en lo más alto durante los 90, aunque ella sigue siendo imagen de una importante marca de belleza como  Maybelline. Además se ha convertido en una exitosa mujer de negocios con una línea de cuidado de la piel ayurvédica y líneas de ropa deportiva. La naturalidad siempre fue su mejor arma y lo sigue siendo.
Está casada con el actor Edward Burns, con quien tiene dos hijos.

4Naomi Campbell

Fue la primera modelo negra en romper muchas barreras en el mundo de la moda y hoy continúa alzando la voz denunciando el racismo en la industria. El 22 de mayo cumple 50 años en plena forma, todavía subida a las pasarelas.
Si en su vida profesional nadie la cuestiona, su vida personal ha sido mucho más controvertida, con escándalos y hasta denuncias por maltrato por parte de su asistenta que la condenaron a realizar servicios sociales.
Nunca se ha casado pero su lista de relaciones es interminables, desde Joaquín Cortés a Flavio Briatore…

5 Elle Macpherson

La modelo era conocida como «el cuerpo» y a sus 55 años todavía puede ser considerada igual. Fue portada de todas las revistas y en su momento la modelo de su generación que más dinero ganó. Fundó con con Claudia Schiffer, Naomi Campbell y Christy Turlington el Fashion Café, y aunque no tuvo el éxito esperado, sí consiguió un imperio con su propia marca de lencería.
En su Australia natal es toda una celebridad, y su imagen se publicó en un sello postal.
A los 21 años, se casó con el fotógrafo Gilles Bensimon. Tiene dos hijos, dos hijos, Arpad Flynn y Aurelius Cy Andre, con el financiero Arpad Busson, de quien se separó en 2005.

6Linda Evangelista

Suya es la frase que pasó a la historia: «Yo no me levanto de la cama por menos de 10.000 dólares», y eran los años 90. Linda, que hoy tiene 54 años, fue considerada la más camaleónica de todas las modelos. Se atrevió con constantes cambios de imagen, algo que no hicieron la mayoría de sus compañeras.
En 2006 nació su único hijo, Augustin James, fruto de su relación con el magnate del lujo francés François-Henri Pinault, actual marido de Salma Hayek.

7Carla Bruni

No formó parte del «núcleo duro» de las supermodelos, pero también fue una de las grandes tops de aquel momento. Intelectual y con una belleza diferente, decidió dejar el mundo de la moda para dedicarse a su gran pasión, la música, con solo 30 años.
Su boda con el entonces presidente francés Nicolas Sarkozy la devolvió al primer foco, y la convirtió en la primera dama más «singular» de la historia.
Hoy, con 52 años, es una afamada cantante, pero sigue coqueteando con la moda, como imagen de alguna exclusiva firma.

8Stephanie Seymour

Perteneció al grupo fundador de las tops de los 90 y fue portada en varias ocasiones de la revista Sport Illustrated y modelo de lencería para Victoria’s Secret.
Su historial como modelo es casi tan amplio como el de sus romances en aquella época, con Warrern Beatty, Axl Rose, cantante de Guns N’Roses, o Charlie Sheen.
Ahora, a sus 51 años, lleva una vida de auténtica lady, casada con el millonario Peter Brant y madre de tres hijos.

9 Helena Christensen

La modelo danesa, de 51 años, también en los 90 ocupaba las portadas de las mejores revistas y protagonizó las campañas más importantes.
Y también como sus colegas su vida sentimental la unió a las estrellas del momento, en su caso al cantante Michael Hutchence, cantante de INXS, o al actor Leonardo DiCaprio.

10Kate Moss

Está considerada como la ultima gran top de la década de los 90. Su físico menudo, aniñado y sin curvas poco tenía que ver con la rotundidad de su colegas, pero su nombre está tan marcado en el olimpo de la moda como el de ellas.
Ha tenido la carrera más larga y todavía hoy, a sus 46 años, su estilo sigue siendo inspirador para las nuevas generaciones.
A su leyenda también ha contribuido su vida personal, llena de excesos en el pasado, y sus controvertidas relaciones sentimentales.
Su hila Lila Moss es hoy su perfecta sucesora.