Angelina Jolie consigue superarse con su último look

La promoción de Maléfica, maestra del mal, nos está permitiendo ver la Angelina Jolie más glamurosa. Después del estreno en Los Ángeles, donde la vimos espectacular con un vestido de Atelier Versace, le ha llegado el turno a Tokio. Y lo que parecía imposible, tras su impactante estilismo de la premiere americana, lo ha conseguido en la capital de Japón.

Angelina Jolie dio un giro radical a su estilismo, cambiando el negro por el plata. La actriz eligió un vestido de Ralph & Russo de colección otoño-invierno 2019, con escote halter y totalmente de flecos salpicados de perlas, al más  puro estilo flapper años 20. Un vestido maravilloso que combinó con unos stilletos plata. Y como únicas joyas, unos pendientes de aros ovalados de brillantes.

La ex de Brad Pitt estaba radiante, pero no solo por su maravilloso estilismo. En Tokio pudo tener la compañía de Maddox. Su hijo mayor está estudiando bioquímica en la Universidad Yonsei, en Corea del Sur, y se acercó a Tokio para estar con su madre. Además, con ella también viajó Zahara, mientras que Pax, Shiloh, Knox y Vivienne se quedaron en casa.

1Angelina deslumbra en Tokio

La actriz presentó en Tokio Maléfica, maestra del mal, que ella protagoniza y nos deslumbró con un look maravilloso.

2Un vestido flapper

La actriz lució un modelo de Ralph & Russo, de escote halter y totalmente de flecos, al más puro estilo flapper años 20, y nos stilettos en plata.

3Brillo y movimiento

El vestido estaba cuajado de piedras que daban luz, y con los flecos se conseguía un gran movimiento.

4Pendientes de brillantes

Angelina lució unos pendientes de aros de brillantes.

5Con Maddix y Zahara

La actriz estuvo acompañada por Zahara y Maddox, que este curso está estudiando bioquímica en la universidad de Corea del Sur.

6Vestido midi

Para su encuentro con la prensa, la actriz eligió un vestido amarillo de gasa plisado, con salones nude, formando un look muy lady.

7Naturalidad

Optó por la naturalidad, con un maquillaje muy suave y unos sencillos pendientes en el mismo tono del vestido.