Para los que padecen algún tipo de intolerancia alimentaria, esta pregunta puede incluso llegar a convertirse en uno de los principales retos de la semana.

Actualmente, se estima que cada año, el número de celíacos en nuestro país aumenta en torno a un 15%, según la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE). Si a esto le añadimos que entre un 30% y un 50% de los españoles padecen intolerancia a la lactosa, según la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD), podemos decir que estamos ante las dos patologías alimentarias más comunes de la sociedad.

Ricard Carreras, dietista-nutricionista de Smartfooding, la tienda online de alimentación especializada, conoce bien las necesidades de las personas con este tipo de patologías, por este motivo nos detalla un menú de 5 tuppers sin gluten y sin lactosa ideales para llevar a la oficina:
Ensalada de lentejas
Las ensaladas son una de las mejores opciones para nuestro tupper, especialmente todavía cuando las temperaturas son altas y aún apetecen; además, son fáciles de preparar, no se necesita calentar si no disponemos de microondas, son muy saludables, y existe una gran variedad de combinaciones posibles. En este caso, para la ensalada se ha optado por una legumbre: la lenteja, uno de los alimentos más completos e interesantes nutricionalmente. Una fuente de proteína vegetal de fácil digestión, fibra y hierro, muy importantes para el organismo. Combínala con pimientos del piquillo, tomates cherry , huevo cocido, corazones de alcachofa, aceitunas o jamón. Con un ligero aliño la tendrán lista para comer.
Pasta con pollo especiado
A la hora de elegir un plato de pasta, poner mucha atención en la variedad elegida y leer bien el etiquetado del producto. Para esta propuesta, los expertos en nutrición nos sugieren macarrones sin gluten. En tiendas de nutrición especializadas podemos encontrar macarrones hechos a partir de arroz, de quinoa, de garbanzos o hasta de lenteja roja. Una pasta que podemos combinar con pollo especiado (previamente mezclado con sal,
pimienta negra, hierbas provenzales y cúrcuma, y cocido al horno), con el que conseguiremos dar un toque de sabor especial a la receta, tomates cherry y huevos de codorniz. De manera opcional, podemos acabar la receta con queso rallado sin gluten y sin lactosa que llevaremos a parte para espolvorear al momento.
Crema de zanahorias y naranja
Porque los platos de cuchara nos sugieren recetas caseras preparadas con mucho cariño, los expertos en nutrición nos proponen una crema que bien puede tomarse caliente o fría. Un plato que combina patata, verdura y fruta, muy fácil de preparar y para el que tan sólo se requiere: zanahoria, puerro, patata, zumo de naranja natural, una naranja, nata líquida vegetal sin lactosa, aceite, sal y pimienta. Con una crema así, obtenemos todas las
vitaminas y minerales presentes en las verduras y frutas, tan beneficiosas para nuestra salud.
Hamburguesas de salmón y ensalada
En nuestro menú semanal no podemos olvidar el pescado. Para que éste también pueda estar presente en uno de los tuppers , el equipo de nutricionistas nos sugieren unas deliciosas hamburguesas de salmón. Un pescado azul que destaca por ser una fuente excelente de omega-3, un tipo de ácido graso insaturado beneficioso para el sistema cardiovascular. También es fuente de proteína, vitaminas y minerales (incluyendo potasio,
selenio y vitamina D y B12). Para la preparación de estas hamburguesas tan sólo deberás triturar y darle forma. Para la ensalada de acompañamiento te recomendamos darle un toque afrutado y fresco con manzana, nueces, rúcula y porciones de queso sin gluten y sin lactosa.
Poke Bowl sin gluten
Para acabar la semana te proponemos un tupper trendy . Un poke bowl, un plato típico de Hawaii que viene casi a ser su versión de sushi. Éste puede incluir: aguacate en dados, salmón fresco también en dados y aderezado con semillas de chia, zanahoria y remolacha rallada y un chorrito de aceite y salsa de soja sin gluten. Para acompañar este poke bowl en tupper, puedes elegir arroz integral o quinoa como base. Una opción completa,
variada y fresca que no defraudará.

Es común que con problemas de intolerancia alimentaria, podamos tener algún desequilibrio en la alimentación debido al abandono de ciertos grupos de alimentos por la presencia de alérgenos. Con la intolerancia a la lactosa, debemos vigilar nuestra ingesta de calcio. Esto se puede compensar con lácteos sin lactosa o, dependiendo de la sensibilidad, con lácteos con menor contenido en lactosa, como por ejemplo quesos curados o yogures. A tener en cuenta para el postre en nuestro menú semanal en tupper. Pero más allá de los lácteos, debemos compensar la falta de calcio con verduras de color verde, frutos secos como almendras, sésamo, tofu, legumbres o bebidas vegetales enriquecidas en calcio. Por lo que hace a la celiaquía, no olvidar los panes, las pastas y las harinas sin gluten; ¡hay muchísimas más variedades de cereales que el trigo!

Más contenido