La situación sanitaria provocó que esta pasada primavera se tuvieran que aplazar muchas bodas y es ahora cuando ya comienzan a ponerse en marcha de nuevo, teniendo en cuenta las reglas de la nueva normalidad. Unas reglas que han hecho que hasta las bodas reales sean de otra manera, como hemos visto con el enlace de la nieta de la reina Isabel II de Inglaterra, Beatriz de York con Edoardo Mapelli Mozzi. Son muchas las bodas que se han pospuesto para este otoño y las novias se encuentran en plena búsqueda de su vestido de novia perfecto.

La modista y creadora Laura Escribano nos da las cinco claves para elegir ese vestido de novia soñado: «Las redes sociales han supuesto una auténtica revolución. Las novias que llegan al atelier vienen con un estilo muy identificado, es muy raro que estén perdidas», asegura.
Desde que entran por la puerta, las novias ya están aportando una información muy valiosa al profesional que confeccionará su vestido. «La manera en la que vienen vestidas o la forma en la que llevan las prendas me orienta muchísimo, me permite conocer su estilo», comenta Laura.

¿Cómo escoger el vestido de novia perfecto?

1. Inspírate pero…
No confíes en que todo lo que ves por Instagram va a ser perfecto para ti. «En el atelier probamos y modelamos esas ideas previas que traen las novias. Vemos cómo encajan y rectificamos sobre las líneas de su cuerpo. Hay que tener en cuenta que lo que vemos en los perfiles de inspiración no siempre corresponde con nuestras medidas o morfología».

2. No te compares con nadie
Eres única. No te salgas del estilo de tu vestimenta habitual, tampoco te fijes ni te orientes por primas, hermanas o amigas que se hayan casado previamente. Piensa que no son tú, ni tampoco habrán tenido el mismo estilo de boda que estarás planeando.

3. No te dejes llevar por opiniones ajenas
Se puede formar un auténtico batiburrillo de ideas y propuestas que pueden perjudicar lo que en esencia desea la novia. No te dejes llevar por opiniones externas, busca tu propia esencia y seguro que encontrarás el estilo con el que te identificas.

4. El cuándo, el dónde y el cómo
La fecha, el lugar y el estilo de la boda son elementos clave a la hora de tomar decisiones en cuanto al vestido de novia. Por ejemplo, no es lo mismo casarse en agosto en Asturias que en Madrid. «Si la novia tuviera dudas respecto a las mangas, el escote o el largo de la cola, aportamos nuestro punto de vista profesional de manera clara y objetiva teniendo en cuenta todos estos elementos».

5. Sé tú misma
Una frase que por repetirla mucho no deja de ser cierta. Observa, busca, inspírate, comparte, reflexiona y descubre tu propia esencia. Confía en el profesional que confeccionará tu vestido de novia y sé partícipe en todo momento del proceso de creación. Vívelo como algo único y hecho en exclusiva para ti. Disfrútalo. Emociónate. En definitiva, sé tu misma.